San Miguel de Abona – Camino Las Lajas – TENERIFE

Por  |  0 Comentarios

San Miguel de Abona

Nuestro punto de partida es la Casa de El Capitán.

La Casa, de estilo tradicional canario, ubicada en el municipio de San Miguel de Abona, en la zona del casco conocida como El Calvario, fue construida durante el primer tercio del siglo XIX, para uso como vivienda habitual de D. Miguel Alfonso y su familia.

La Casa de El Capitán fue adquirida por el Ayuntamiento de San Miguel de Abona en 1998 a los descendientes de D. Miguel Alfonso Martínez, el que fuera el capitán de milicias que da nombre a la edificación, en su época el militar de mayor graduación en el municipio, además de alcalde de San Miguel en varias ocasiones entre los años 1805 y 1825.

 Actualmente este inmueble, rehabilitado tras el incendio que sufrió en los años setenta y transformada en museo, ofrece diversas salas con exposiciones permanentes sobre alfarería tradicional (losa chasnera), historia del municipio y el vino, así como la historia del camello y del camellero, contando también con una biblioteca de cuyas paredes cuelgan diversos paneles en los que se explica la historia de la Casa. Otra de las salas, dedicada a exposiciones temporales que se modifican cada dos meses, ofrece muestras de labores artesanales tales como cestería, calados, ebanistería, cerámica, forja, guarnicionería, muñequería o tejeduría, entre otros.

Enlace a la web oficial de La Casa de El Capitán

La Casa de El Capitán - San Miguel de Abona - Tenerife

La Casa de El Capitán – San Miguel de Abona – Tenerife

Tomamos dirección a Aldea Blanca por el Camino Las Lajas (Camino de Los Muertos):

San Miguel de Abona - El Calvario - Tenerife

San Miguel de Abona – El Calvario – Tenerife

El Camino de Las Lajas es un tramo de las antiguas vías trashumantes que unían la costa con las cumbres, y que eran utilizadas por los pastores para conducir sus rebaños de ganado, principalmente cabras aunque también para el paso de vacas y camellos, a diferentes zonas de pasto dependiendo de la época del año.

Así mismo fueron usados como caminos que unieron de modo comercial los sectores más bajos con las partes más altas del municipio de la comarca de Chasna antes de la construcción de las carreteras ya bien entrado el siglo XX.

El sendero o Camino Las Lajas era también conocido como el “Camino de los Muertos”, ya que servía para traer a los difuntos desde Aldea Blanca hasta San Miguel para ser enterrados.

San Miguel se desarrolló desde su origen a lo largo de la Calle de La Iglesia y se consolida como núcleo úrbano desde finales del siglo XIX. Se alternan grandes casonas que pertenecían a las familias más importantes (Calzadilla, Bello, Alonso) con casas terreras de las familias más humildes, construidas con bloques de tosca y con tejados o cubiertas planas. Son casas con grandes espacios, de patios centrales y habitaciones unidas por corredores. Las dependencias y espacios destinados a los animales eran importantes, así como cuadras y corrales. En las traseras era normal que existieran huertas y bancales, que le confieren un carácter rural propio.

Camino Las Lajas - San Miguel de Abona - Aldea Blanca

Camino Las Lajas – San Miguel de Abona – Aldea Blanca

El Camino Las Lajas está enumerado como el SL-TF-231.1

Camino Las Lajas - San Miguel de Abona - Aldea Blanca - TENERIFE

Camino Las Lajas – San Miguel de Abona – Aldea Blanca – TENERIFE

Camino Las Lajas - San Miguel de Abona - Aldea Blanca - TENERIFE

Camino Las Lajas – San Miguel de Abona – Aldea Blanca – TENERIFE

San Miguel de Abona - Tenerife

San Miguel de Abona – Tenerife

San Miguel de Abona - Camino Las Lajas - Tenerife

San Miguel de Abona – Camino Las Lajas – Tenerife

san miguel de abona - el medano - tenerife

El Médano visto desde San Miguel de Abona – Tenerife

Camino Las Lajas - San Miguel de Abona - Aldea Blanca - TENERIFE

Camino Las Lajas – San Miguel de Abona – Aldea Blanca – TENERIFE

Camino Las Lajas - San Miguel de Abona - Aldea Blanca - TENERIFE

Camino Las Lajas – San Miguel de Abona – Aldea Blanca – TENERIFE

Camino Las Lajas - San Miguel de Abona - Aldea Blanca - TENERIFE

Camino Las Lajas – San Miguel de Abona – Aldea Blanca – TENERIFE

Camino Las Lajas - San Miguel de Abona - Aldea Blanca - TENERIFE

Camino Las Lajas – San Miguel de Abona – Aldea Blanca – TENERIFE

Camino Las Lajas - San Miguel de Abona - Aldea Blanca - TENERIFE

Camino Las Lajas – San Miguel de Abona – Aldea Blanca – TENERIFE

Camino Las Lajas - San Miguel de Abona - Aldea Blanca - TENERIFE

Camino Las Lajas – San Miguel de Abona – Aldea Blanca – TENERIFE

Camino Las Lajas - San Miguel de Abona - Aldea Blanca - TENERIFE

Camino Las Lajas – San Miguel de Abona – Aldea Blanca – TENERIFE

Camino Las Lajas

Ifaya

El escaso atractivo para la agricultura de estas tierras, condujo a que los conquistadores mantuvieran las costumbres ganaderas de los aborígenes, que fueron el origen de las posteriores generaciones de cabreros canarios que vivían de los rebaños hasta las fechas recientes. La ganadería constituyó la principal actividad económica de los antiguos isleños del Sur de Tenerife, debido a que la escasez de recursos hídricos no permitía que se cultivasen grandes extensiones de terrenos, y el secano generaba pocos alimentos debido a lo irregular y escaso de las lluvias, condiciones que evidentemente no existían en el Norte. La cabaña compuesta por cabras, ovejas y cochinos, y alguna vaca servía para producir alimentos (leche, mantequilla, queso y carne) y materias que servían para la elaboración de artesanía (zurrones, pieles de tambor, ropas).

La vegetación dominante en la zona esta adaptada a la sequedad y a la aridez. las tabaibas dulces y amargas se asientan en aquellas zonas de la ladera con pendiente menos pronunciada, con variedad de especies acompañantes como cornicales y balos. En las zonas más bajas y rocosas de los barrancos cabe destacar la presencia de una nutrida población de cardones con vistosos ejemplares de gran tamaño, así como restos de vegetación termófila, con presencia de acebuches. Las especies introducidas más comunes son las tuneras y piteras. Las piteras son originarias de América y se plantaron durante años para marcar los límites de las fincas, para usar sus hojas como alimento de ganado y para hacer cuerdas, y sus troncos como madera y leña.

San Miguel es un territorio marcado por la aridez y la escasez de agua. La existencia de algunas fuentes (en ciertos riscos de los barrancos), aljibes (junto a las casas que almacenaban el agua de lluvia que chorrea de tejados y patios), o eres (hoyos y pocetas en los fondos de los barrancos que se llenaban en invierno del agua que corría por ellos), permitió la supervivencia pero un escaso desarrollo agrícola y urbano en esta zona. Esto se mantuvo hasta tiempos históricos relativamente recientes. La construcción de canales como el del Sur en 1942 – 1950 o el Intermedio entre otros, así como la perforación de galerías en las zonas altas (Los Escurriales), posibilitó que el agua llegara a todas las zonas de cultivo del municipio.

Camino Las Lajas - San Miguel de Abona - Aldea Blanca - TENERIFE

Camino Las Lajas – San Miguel de Abona – Aldea Blanca – TENERIFE

Camino Las Lajas - San Miguel de Abona - Aldea Blanca - TENERIFE

Camino Las Lajas – San Miguel de Abona – Aldea Blanca – TENERIFE

Camino Las Lajas - San Miguel de Abona - Aldea Blanca - TENERIFE

Camino Las Lajas – San Miguel de Abona – Aldea Blanca – TENERIFE

Camino Las Lajas - San Miguel de Abona - Aldea Blanca - TENERIFE

Camino Las Lajas – San Miguel de Abona – Aldea Blanca – TENERIFE

Camino Las Lajas - San Miguel de Abona - Aldea Blanca - TENERIFE

Camino Las Lajas – San Miguel de Abona – Aldea Blanca – TENERIFE

Camino Las Lajas - San Miguel de Abona - Aldea Blanca - TENERIFE

Camino Las Lajas – San Miguel de Abona – Aldea Blanca – TENERIFE

Camino Las Lajas - San Miguel de Abona - Aldea Blanca - TENERIFE

Camino Las Lajas – San Miguel de Abona – Aldea Blanca – TENERIFE

Camino Las Lajas - San Miguel de Abona - Aldea Blanca - TENERIFE

Camino Las Lajas – San Miguel de Abona – Aldea Blanca – TENERIFE

Camino Las Lajas - San Miguel de Abona - Aldea Blanca - TENERIFE

Camino Las Lajas – San Miguel de Abona – Aldea Blanca – TENERIFE

Camino Las Lajas - San Miguel de Abona - Aldea Blanca - TENERIFE

Camino Las Lajas – San Miguel de Abona – Aldea Blanca – TENERIFE

Camino Las Lajas - San Miguel de Abona - Aldea Blanca - TENERIFE

Camino Las Lajas – San Miguel de Abona – Aldea Blanca – TENERIFE

Mucha precaución a la hora de no pisar las cazoletas ni cruces para conservarlas al máximo.

Camino Las Lajas - San Miguel de Abona - Aldea Blanca - TENERIFE

Camino Las Lajas – San Miguel de Abona – Aldea Blanca – TENERIFE

Camino Las Lajas - San Miguel de Abona - Aldea Blanca - TENERIFE

Camino Las Lajas – San Miguel de Abona – Aldea Blanca – TENERIFE

Camino Las Lajas - San Miguel de Abona - Aldea Blanca - TENERIFE

Camino Las Lajas – San Miguel de Abona – Aldea Blanca – TENERIFE

cazoleta - San Miguel de Abona - Camino de Los Muertos

cazoleta – San Miguel de Abona – Camino de Los Muertos

Camino Las Lajas - San Miguel de Abona - Aldea Blanca - TENERIFE

Camino Las Lajas – San Miguel de Abona – Aldea Blanca – TENERIFE

Camino Las Lajas - San Miguel de Abona - Aldea Blanca - TENERIFE

Camino Las Lajas – San Miguel de Abona – Aldea Blanca – TENERIFE

Camino Las Lajas - San Miguel de Abona - Aldea Blanca - TENERIFE

Camino Las Lajas – San Miguel de Abona – Aldea Blanca – TENERIFE

Camino Las Lajas - San Miguel de Abona - Aldea Blanca - TENERIFE

Camino Las Lajas – San Miguel de Abona – Aldea Blanca – TENERIFE

Camino Las Lajas - San Miguel de Abona - Aldea Blanca - TENERIFE

Camino Las Lajas – San Miguel de Abona – Aldea Blanca – TENERIFE

Camino Las Lajas - San Miguel de Abona - Aldea Blanca - TENERIFE

Camino Las Lajas – San Miguel de Abona – Aldea Blanca – TENERIFE

Llano Blanco - Camino Las Lajas - San Miguel de Abona

Llano Blanco – Camino Las Lajas – San Miguel de Abona

Llano Blanco

Las cazoletas y canales son vestigios que nos informan de las creencias mágico-religiosas que tenían los guanches. Se excavaban en la tosca con útiles de piedra y tenían carácter ritual y propiciatorio relacionado con el mundo de los muertos, el sol o la lluvia. El ritual consistía en verter agua o leche que recorría los canales y cazoletas.

Los lugares en los que se encuentran estos yacimientos arqueológicos tuvieron un gran valor ideológico para los guanches, por lo que antes de la conquista esta zona además de ser una vía de tránsito entre la costa y la cumbre, cumplió importantes funciones rituales. Se sitúa aislada, sobre un afloramiento elevado de tosca arriba del veril del barranco, desde el que se puede observar el paisaje de la costa y del litoral.

La reutilización de una de las cazoletas para convertirla en una cruz, puede ser una prueba evidente del esfuerzo que hicieron los castellanos por cristianizar los lugares, para ellos, paganos.

Según la historia oral, este camino se utilizaba, entre otras cosas, para subir a los muertos desde Aldea Blanca, hasta San Miguel para ser enterrados en el cementerio, consagrado como lugar santo de reposo. El sitio en el que está grabada la cruz era donde el cortejo fúnebre paraba a descansar. Los ritos católicos prescriben que, durante el traslado de un cuerpo a su lugar de enterramiento se debe citar la Sagrada Escritura, rezar una letanía, un Padre Nuestro y una oración final.

Cruz realizada sobre las antiguas cazoletas aborígenes

Cruz realizada sobre las antiguas cazoletas aborígenes

Canales y cazoletas donde se vertía agua y leche, con fines rituales para propiciar la llegada de más lluvias

Canales y cazoletas donde se vertía agua y leche, con fines rituales para propiciar la llegada de más lluvias

Respecto a la fauna del lugar predomina el lagarto tizón, éste suele estar presente sobre rocas y muros, calentándose al sol. Se alimenta de frutos del tasaigo y del balo, así como de pequeños insectos. En cuanto a la flora, los cardones abundan en las laderas y bordes de los barrancos cercanos. Su látex es muy corrosivo y sus brazos en forma de candelabro sirven de refugio para otras plantas.

Camino Las Lajas - San Miguel de Abona - Tenerife

Camino Las Lajas – San Miguel de Abona – Tenerife

Camino Las Lajas - San Miguel de Abona - Tenerife

Camino Las Lajas – San Miguel de Abona – Tenerife

Camino Las Lajas - San Miguel de Abona - Tenerife

Camino Las Lajas – San Miguel de Abona – Tenerife

Roque de Jama - Camino Las Lajas - San Miguel de Abona

Roque de Jama – Camino Las Lajas – San Miguel de Abona

Camino Las Lajas - San Miguel de Abona - Tenerife

Camino Las Lajas – San Miguel de Abona – Tenerife

Camino Las Lajas - San Miguel de Abona - Tenerife

Camino Las Lajas – San Miguel de Abona – Tenerife

Camino Las Lajas - San Miguel de Abona - Tenerife

Camino Las Lajas – San Miguel de Abona – Tenerife

Camino Las Lajas - San Miguel de Abona - Tenerife

Camino Las Lajas – San Miguel de Abona – Tenerife

Camino Las Lajas - San Miguel de Abona - Tenerife

Camino Las Lajas – San Miguel de Abona – Tenerife

Las Felipas

Los bancales o huertas en jable, se situaban sobre el suelo volcánico, convertido en arenas de grano más o menos grueso y cuya construcción es un proceso desarrollado por los agricultores con el fin de obtener suelo útil en bancales sobre laderas con grandes desniveles. Este tipo de suelos permite mantener la humedad y favorece cultivos como el trigo, millo, papa, con la viña, hortalizas, habichuelas y árboles frutales.

En los últimos años, antes del abandono que sufren en la actualidad, fueron cultivadas con tomate, para lo que había que levantar “socos” de caña y palos para proteger las matas del viento y caballetes por donde las tomateras crecen y se desarrollan.

La producción de tomate se dedicaba a la exportación, en especial Inglaterra y Alemania, ya que el tomate de Canarias llegaba a Europa fuera de temporada, y por tanto, sin competidores en el mercado. El tomate soporta riegos con agua de escasa calidad, incluso algo salobre, lo que permitía regar con las aguas de las galerías, pozos y canales. También se empezaron a utilizar abonos químicos, en especial el “guano” (estiércol de aves importado de América) y el nitrato de Chile.

Este cultivo favoreció que las mujeres trabajasen por un salario, realizando diferentes actividades, como amarrar socos, atar tomateras, recolectar el fruto de las matas, escoger y clasificar los tomates por calidad y tamaño y clavar los huacales (cajas para tomates) en los empaquetados, listos ya para su venta.

Actualmente, el cultivo del tomate al aire libre sólo es posible verlo en pequeños huertos familiares, pero en el paisaje permanecen las huellas de esta actividad, en forma de grandes bancales de jable, muros y paredes de piedra, canales y atarjeas excavados en tosca y tanquillas de riego, fabricadas con bloques y cantos blancos.

Camino Las Lajas - San Miguel de Abona - Tenerife

Camino Las Lajas – San Miguel de Abona – Tenerife

Las tuneras o pencones tienen frutos comestibles. El auge de su cultivo se debe a la cochinilla, un parásito de esta planta, del cual se extraen tintes de color rojizo.

Camino Las Lajas - San Miguel de Abona - Tenerife

Camino Las Lajas – San Miguel de Abona – Tenerife

Los cernícalos son una de las rapaces más comunes de Tenerife. Se alimenta de insectos (saltamontes, escarabajos) y lagartos.

Camino Las Lajas - San Miguel de Abona - Tenerife

Camino Las Lajas – San Miguel de Abona – Tenerife

Camino Las Lajas - San Miguel de Abona - Tenerife

Camino Las Lajas – San Miguel de Abona – Tenerife

Camino Las Lajas - San Miguel de Abona - Tenerife

Camino Las Lajas – San Miguel de Abona – Tenerife

Camino Las Lajas - San Miguel de Abona - Tenerife

Camino Las Lajas – San Miguel de Abona – Tenerife

Camino Las Lajas - San Miguel de Abona - Tenerife

Camino Las Lajas – San Miguel de Abona – Tenerife

Camino Las Lajas - San Miguel de Abona - Tenerife

Camino Las Lajas – San Miguel de Abona – Tenerife

El Escancho

Las paredes de piedra seca son testigo del uso ganadero que tuvo esta zona. Los tramos del camino están cercados por muros de piedra, altos y algunos de un grosor considerable, que se construían para proteger los cultivos del paso de los rebaños, como se puede ver a lo largo de varios tramos del Camino de Las Lajas.

Para la construcción de estos caminos empedrados se abrían dos surcos paralelos con pico y azada sacando la tierra hasta llegar a la roca. Se cubría la zanja con una capa de tierra y una mezcla de piedras de diferente tamaño, pero no mayores que ripios. Se unían con mortero de barro y arena, a veces solo tierra mojada, que se distribuía de forma uniforme con la azada. Encima se tapaba con otra capa de unos 25 centímetros de pequeñas piedras o incluso barro cernido, para darle impermeabilidad, y sobre ésta se colocaban adoquines que se sacaban de las cercanías y se picaban allí mismo.

Este empedrado se flanqueaba con dos muros de piedra en aquellos lugares que se precisaba, separando el camino de las zonas de cultivo, los corrales del ganado o de las fugas de los barrancos . El lugar conocido como “La pedrera”  era una zona de trabajo de los maestros pedreros y canteros, de donde se sacaban sillares para construir casas, canales para riego y piedra seca para bancales, huertas y paredes.

Camino Las Lajas - San Miguel de Abona - Aldea Blanca - Tenerife

Camino Las Lajas – San Miguel de Abona – Aldea Blanca – Tenerife

Camino Las Lajas - San Miguel de Abona - Aldea Blanca - Tenerife

Camino Las Lajas – San Miguel de Abona – Aldea Blanca – Tenerife

Camino Las Lajas - San Miguel de Abona - Aldea Blanca - Tenerife

Camino Las Lajas – San Miguel de Abona – Aldea Blanca – Tenerife

Camino Las Lajas - Aldea Blanca - Tenerife

Camino Las Lajas – Aldea Blanca – Tenerife

Camino Las Lajas - Aldea Blanca - Tenerife

Camino Las Lajas – Aldea Blanca – Tenerife

Aldea Blanca - Tenerife

Aldea Blanca – Tenerife

Aldea Blanca - Calle Las Lajas - Tenerife

Aldea Blanca – Calle Las Lajas – Tenerife

Aldea Blanca - Calle Las Lajas - Tenerife

Aldea Blanca – Calle Las Lajas – Tenerife

Iglesia de Aldea Blanca - Tenerife

Iglesia de Aldea Blanca – Tenerife

Camino Las Lajas - Tenerife

Camino Las Lajas – Tenerife

Este camino sale del barrio de Aldea Blanca, que era un verdadero cruce de calzadas, con vías que subían hasta Buzanada; otras que partían hasta Guargacho, probablemente formando parte de una antigua ruta trashumante del que el propio camino de Las Lajas era un tramo intermedio, y otro a Las Chafiras para unirse al gran camino que unía Las Zocas con Los Abrigos. Las lajas sube paralelo al barranco del Pilón, frente al Escancho, sobre trechos excavados en tosca blanca, pero también aprovechando coladas de lavas cordadas e incluso tramos de adoquines basálticos labrados de forma ruda, pero bien encajados y que salvan estos primeros desniveles con escalones de escasa altura pero gran amplitud, lo que facilitaba el caminar por parte de animales y personas. En el sector medio, llegamos a la meseta que supone el sector conocido como Llano Blanco, donde existe una gran profusión de mantos piroclásticos de piedra pómez (tosca) y continúa sobre un estrecho empedrado que serpentea a la montaña de Ifaya, para terminar en la prolongación de la calle La Abejera, que nos lleva al cementerio de San Miguel.

Aldea Blanca se caracterizó en el pasado por la agricultura del cereal, y ganados de cabras y camellos. El cereal fue alimento fundamental para sus habitantes, como atestigua la presencia de la Casa Granero y la desaparecida Era Ovalada, donde se llegaron a trillar, 48 fanegadas de trigo.

era de trilla

La trilla se efectuaba con diversos animales, como vacas, burros, mulos, caballos, e incluso camellos. Fue a primeros de siglo XIX con el desarrollo de los cultivos de legumbres, cereales de secano y papa, cuando el camello tiene un lugar privilegiado en la ganadería de Tenerife, en especial en el Sur. Era un animal querido, símbolo de prosperidad y signo de cierto status social. Rara era la casa de agricultores donde no existía como mínimo uno de estos animales. Hacían trabajos relacionados con las labores agrícolas de entonces, pero también se usaron en la fábrica de huertas, cargando piedras hasta donde ninguna otra bestia podía llegar, y después llevando jable para cubrirlas.

El camello era esencial en esas labores de sorribado, gracias a su gran capacidad de carga, pero también se utilizó para arar y roturar los campos de jable y zahorra, puesto que su fuerza y velocidad eran esenciales en la arada de huertas tan grandes como las de las costas del Sur.

Fruto del trabajo del camello y el hombre se modeló un paisaje que hoy es conocido mundialmente : los jables del Sur de Tenerife.

Aldea Blanca - Tenerife

Aldea Blanca – Tenerife

Aldea Blanca - Tenerife

Aldea Blanca – Tenerife

Aldea Blanca - Calle La Tosca - Tenerife

Aldea Blanca – Calle La Tosca – Tenerife

Ya en Aldea Blanca enlazamos con el sendero que nos subirá de nuevo a San Miguel de Abona por La Hoya, sendero SL-TF-231. Cruzando con precaución la carretera, entramos en la calle La Valeria, calle que nos conduce al sendero que nos llevará en continuo y suave ascenso, en dirección al mirador de La Centinela, hasta San Miguel de Abona.

El municipio de San Miguel de Abona es un oasis de historia, cultura, patrimonio y belleza.

San Miguel de Abona - Tenerife

San Miguel de Abona – Tenerife

Municipio de San Miguel de Abona - grabados guanches - Tenerife

Municipio de San Miguel de Abona – grabados guanches – Tenerife

Municipio de San Miguel de Abona - grabados guanches - Tenerife

Municipio de San Miguel de Abona – grabados guanches – Tenerife

Municipio de San Miguel de Abona - grabados guanches - Tenerife

Municipio de San Miguel de Abona – grabados guanches – Tenerife

Municipio de San Miguel de Abona - grabados guanches - Tenerife

Municipio de San Miguel de Abona – grabados guanches – Tenerife

Municipio de San Miguel de Abona - Tenerife

Municipio de San Miguel de Abona – Tenerife

enlace a la publicación: Charco del Pino – San Miguel de Abona – Aldea Blanca

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*