Las Hiedras – Cumbres de Arico – Tenerife

Por  |  0 Comentarios

Y de repente la tierra se hundió, se abrió el abismo, y Las Hiedras nos mostró su cara más violenta y extrema, un inacabable muro vertical de 300 metros precipitándose ante nosotros, metales y cuerdas al límite ante un vacío que conmociona, el entorno natural y paisajístico de las cumbres de Arico en plena Corona Forestal es sencillamente agorofóbico.

Las Hiedras - Arico - Tenerife

Las Hiedras – Arico – Tenerife

Damos inicio a nuestra trepidante ruta de hoy a una altitud de 1.280 metros, en el Área Recreativa del Contador, y a través de las Cumbres de Arico nos dirigimos en busca del cauce y barranco de Las Hiedras, las expectativas en cuanto belleza y verticalidad sobrepasaron cualquier idea antes formada, ni por asomo imaginábamos lo que nos iba a deparar este barranco, sencillamente brutal!.

Villa de Arico

Arico - El Contador - Tenerife

Arico – El Contador – Tenerife

Arico - El Contador - Tenerife

Arico – El Contador – Tenerife

De la Villa de Arico nace una estrecha carretera asfaltada que agotaremos con el coche, la carretera muere en el Área Recreativa de El Contador, a 1.280 metros de altitud, y es aquí, en la parte más alta de las Cumbres de Arico, donde iniciaremos nuestros primeros pasos en busca del cauce y barranco de Las Hiedras.

Cumbres de Arico - El Contador - Tenerife - Barranco de Las Hiedras

Cumbres de Arico – El Contador – Tenerife
Barranco de Las Hiedras

Cumbres de Arico - El Contador - las hiedras - Tenerife - Barranco de Las Hiedras

Cumbres de Arico – El Contador – Tenerife
Barranco de Las Hiedras

Cumbres de Arico - El Contador - Tenerife - las hiedras

Cumbres de Arico – El Contador – Tenerife

Cumbres de Arico - El Contador - Tenerife - Barranco de Las Hiedras

Cumbres de Arico – El Contador – Tenerife

Cumbres de Arico - El Contador - Tenerife - Barranco de Las Hiedras

Cumbres de Arico – El Contador – Tenerife

Cumbres de Arico - El Contador - Tenerife - Barranco de Las Hiedras

Cumbres de Arico – El Contador – Tenerife
Barranco de Las Hiedras

Cumbres de Arico - El Contador - Tenerife - Barranco de Las Hiedras

Cumbres de Arico – El Contador – Tenerife
Barranco de Las Hiedras

Cumbres de Arico - El Contador - Tenerife - Barranco de Las Hiedras

Cumbres de Arico – El Contador – Tenerife
Barranco de Las Hiedras

Cumbres de Arico - Tenerife

Cumbres de Arico – Tenerife

Cumbres de Arico - Tenerife - el contador

Cumbres de Arico – El Contador – Tenerife

Cumbres de Arico - Tenerife

Cumbres de Arico – Tenerife

Cumbres de Arico - Tenerife - el contador

Cumbres de Arico – El Contador – Tenerife

Cumbres de Arico - Tenerife

Cumbres de Arico – Tenerife

arico - tenerife

Arico – Tenerife

Cumbres de Arico - Tenerife

Cumbres de Arico – Tenerife

Cumbres de Arico - Tenerife

Cumbres de Arico – Tenerife

Arico - Tenerife

Arico – Tenerife

Cumbres de Arico - Tenerife

Cumbres de Arico – Tenerife

Cumbres de Arico - Tenerife

Cumbres de Arico – Tenerife

Las Hiedras

Las Hiedras - Arico - Tenerife

Las Hiedras – Arico – Tenerife

Las Hiedras - Arico - Tenerife

Las Hiedras – Arico – Tenerife

Las Hiedras - Arico - Tenerife

Las Hiedras – Arico – Tenerife

Llegamos al primer salto, un rápel de 40 metros que nos sumerge de lleno en el cauce de Las Hiedras.

Las Hiedras - Arico - Tenerife

Las Hiedras – Arico – Tenerife

Las Hiedras - Arico - Tenerife

Las Hiedras – Arico – Tenerife

Las Hiedras - Arico - Tenerife

Las Hiedras – Arico – Tenerife

Tras este primer salto, sin posibilidad alguna de dar marcha atrás una vez retiradas las cuerdas, enormes paredes nos encierran y encaminan hacia el gran salto, un muro de roca que se precipita al vacío a lo largo de 300 metros, el inicio es una encajonada cabecera que nos crea un instante único, asomarse es un momento eléctrico en el cual no solo disfrutamos del acto en sí, sino que el acto te hace entrar en una fusión global con todo lo que nos rodea, una armonía física, mental y espiritual con el vértigo de estelar protagonista, como si todo en aquel preciso momento estuviera creado para que estuviéramos allí, encontrarnos en él y él con nosotros, una epifanía que por unos instantes nos lleva a sentir la vida al límite.

Las Hiedras - Arico - Tenerife

Las Hiedras – Arico – Tenerife

Las Hiedras - Arico - Tenerife

Las Hiedras – Arico – Tenerife

Las Hiedras - Arico - Tenerife

Las Hiedras – Arico – Tenerife

Las Hiedras - Arico - Tenerife

Las Hiedras – Arico – Tenerife

Las Hiedras - Arico - Tenerife

Las Hiedras – Arico – Tenerife

Las Hiedras - Arico - Tenerife

Las Hiedras – Arico – Tenerife

Las Hiedras - Arico - Tenerife

Las Hiedras – Arico – Tenerife

Las Hiedras - Arico - Tenerife

Las Hiedras – Arico – Tenerife

Las Hiedras - Arico - Tenerife

Las Hiedras – Arico – Tenerife

Las Hiedras - Arico - Tenerife

Las Hiedras – Arico – Tenerife

Las Hiedras - Arico - Tenerife

Las Hiedras – Arico – Tenerife

Cabecera del gran salto, el abismo ante nosotros; Las Hiedras nos muestra su cara más salvaje y extrema, el panorama que se avecina nos dispara la epinefrina agudizando todas nuestras alertas ante el reto de esta gran vertical.

Las Hiedras - Arico - Tenerife

Las Hiedras – Arico – Tenerife

Las Hiedras - Arico - Tenerife

Las Hiedras – Arico – Tenerife

Las Hiedras - Arico - Tenerife

Las Hiedras – Arico – Tenerife

Las Hiedras - Arico - Tenerife

Las Hiedras – Arico – Tenerife

Las Hiedras - Arico - Tenerife

Las Hiedras – Arico – Tenerife

 

Las Hiedras - Arico - Tenerife

Las Hiedras – Arico – Tenerife

Las Hiedras - Arico - Tenerife

Las Hiedras – Arico – Tenerife

Las Hiedras - Arico - Tenerife

Las Hiedras – Arico – Tenerife

Las Hiedras - Arico - Tenerife

Las Hiedras – Arico – Tenerife

Las Hiedras - Arico - Tenerife

Las Hiedras – Arico – Tenerife

Las Hiedras - Arico - Tenerife

Las Hiedras – Arico – Tenerife

Las Hiedras - Arico - Tenerife

Las Hiedras – Arico – Tenerife

Las Hiedras - Arico - Tenerife

Las Hiedras – Arico – Tenerife

Las Hiedras - Arico - Tenerife

Las Hiedras – Arico – Tenerife

Las Hiedras - Arico - Tenerife

Las Hiedras – Arico – Tenerife

Las Hiedras - Arico - Tenerife

Las Hiedras – Arico – Tenerife

Las Hiedras - Arico - Tenerife

Las Hiedras – Arico – Tenerife

Las Hiedras - Arico - Tenerife

Las Hiedras – Arico – Tenerife

Las Hiedras - Arico - Tenerife

Las Hiedras – Arico – Tenerife

Las Hiedras - Arico - Tenerife

Las Hiedras – Arico – Tenerife

Las Hiedras - Arico - Tenerife

Las Hiedras – Arico – Tenerife

Las Hiedras - Arico - Tenerife

Las Hiedras – Arico – Tenerife

Las Hiedras - Arico - Tenerife

Las Hiedras – Arico – Tenerife

Tocamos suelo, levantamos la mirada, y la cabecera se pierde ante la magnitud de la altura descendida, Las Hiedras nos regala un espectacular y cómodo descenso gracias a sus grandes repisas, reuniones que a diferencia de otras grandes verticales de Tenerife, que nos obligan a trabajar literalmente suspendidos en el vacío, aquí, en Las Hiedras, la pared nos permite trabajar muy cómodamente a la hora de fraccionar y recuperar cuerdas gracias a sus grandes escalones, pudiendo disfrutar de una lujosa comodidad y de un descanso que nos permite seguir descendiendo sin prisa alguna disfrutando de las extensas panorámicas que se abren en el horizonte.

A partir de aquí continuamos por el cauce y barranco a través de un caos de piedras continuo en busca de la escombrera de la Galería de la Luz, por donde remontaremos hasta encontrar una pista de tierra de 4×4 que nos conducirá cómodamente hasta la salida de Las Hiedras, en el Caserío de La Sabinita, punto y final de esta trepidante ruta a través de las Cumbres de Arico.

Las Hiedras - Arico - Tenerife

Las Hiedras – Arico – Tenerife

Las Hiedras - Arico - Tenerife

Las Hiedras – Arico – Tenerife

Las Hiedras - Arico - Tenerife

Las Hiedras – Arico – Tenerife

Las Hiedras - Arico - Tenerife

Las Hiedras – Arico – Tenerife

Las Hiedras - Arico - Tenerife

Las Hiedras – Arico – Tenerife

Las Hiedras - Arico - Tenerife

Las Hiedras – Arico – Tenerife

Las Hiedras - Arico - Tenerife

Las Hiedras – Arico – Tenerife

Las Hiedras - Arico - Tenerife

Las Hiedras – Arico – Tenerife

Las Hiedras - Arico - Tenerife

Las Hiedras – Arico – Tenerife

Las Hiedras - Arico - Tenerife

Las Hiedras – Arico – Tenerife

Las Hiedras - Arico - Tenerife

Las Hiedras – Arico – Tenerife

Las Hiedras - Arico - Tenerife

Las Hiedras – Arico – Tenerife

Las Hiedras - Arico - Tenerife

Las Hiedras – Arico – Tenerife

Las Hiedras - Arico - Tenerife

Las Hiedras – Arico – Tenerife

Las Hiedras - Arico - Tenerife

Las Hiedras – Arico – Tenerife

Las Hiedras - Arico - Tenerife

Las Hiedras – Arico – Tenerife

Las Hiedras - Arico - Tenerife

Las Hiedras – Arico – Tenerife

Las Hiedras - Arico - Tenerife

Las Hiedras – Arico – Tenerife

Las Hiedras - Arico - Tenerife

Las Hiedras – Arico – Tenerife

Las Hiedras - Arico - Tenerife

Las Hiedras – Arico – Tenerife

Las Hiedras - Arico - Tenerife

Las Hiedras – Arico – Tenerife

Las Hiedras - Arico - Tenerife

Las Hiedras – Arico – Tenerife

Las Hiedras - Arico - Tenerife

Las Hiedras – Arico – Tenerife

Las Hiedras - Arico - Tenerife

Las Hiedras – Arico – Tenerife

Las Hiedras - Arico - Tenerife

Las Hiedras – Arico – Tenerife

Las Hiedras - Arico - Tenerife

Las Hiedras – Arico – Tenerife

Las Hiedras - Arico - Tenerife

Las Hiedras – Arico – Tenerife

Las Hiedras - Arico - Tenerife

Las Hiedras – Arico – Tenerife

Las Hiedras - Arico - Tenerife

Las Hiedras – Arico – Tenerife

Las Hiedras - Arico - Tenerife

Las Hiedras – Arico – Tenerife

Las Hiedras - Arico - Tenerife

Las Hiedras – Arico – Tenerife

Las Hiedras - Arico - Tenerife

Las Hiedras – Arico – Tenerife

El Contador

El Contador - Cumbres de Arico - Tenerife

El Contador – Cumbres de Arico – Tenerife

El Contador - Cumbres de Arico - Tenerife

El Contador – Cumbres de Arico – Tenerife

Nada habría podido suceder si alguien no lo hubiera imaginado…

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*