Los Garañones 2 – Parque Rural de Teno – Tenerife

Por  |  0 Comentarios
WWW.WILDCANARIAS.COM

WWW.WILDCANARIAS.COM

Terrazas escarpadas más allá de los 800 metros de altitud, altos valles cuyas luces y colores construyen unas fotografías cuyos ángulos interpretan una naturaleza vertiginosa ante un azul que lo domina todo, ruta de sensaciones límite, Tenerife en alta resolución.

Los Garañones - Los Gigantes - Tenerife

Los Garañones – Los Gigantes – Tenerife

La aldea de Teno Alto es el inicio de este trepidante descenso a través de esta inmensa muralla conocida en tiempos guanches como la “muralla del infierno”; a través de esta extensa y escarpada meseta por encima de los 800 metros de altitud caminamos en búsqueda del barranco y cauce de Los Garañones, prados cuyos pastos sustentan y alimentan a infinitas generaciones de rebaños de cabras, majestuosos animales que pastorean en libertad bajo el amor y la atenta mirada de sus legítimos dueños, cabreros de un Tenerife auténtico, dónde la vorágine de la civilización de consumo no ha traspasado ni ha hecho mella en estas ancestrales tierras, rincones donde aún podemos saborear alimentos artesanos, unas vidas y costumbres que perduran década tras década ajenas a un mundo donde el ruido y la miseria lo esta devorando todo.

Teno Alto - Los Gigantes - Tenerife

Teno Alto – Los Gigantes – Tenerife

Teno Alto - Los Gigantes - Tenerife

Teno Alto – Los Gigantes – Tenerife

Teno Alto - Los Gigantes - Tenerife

Teno Alto – Los Gigantes – Tenerife

A estas tempranas horas de la mañana un viento alisio virulento, cortante y gélido rompe a nuestro paso bajo un tibio sol, vientos impasibles que peinan estos enormes pastos, pastos y tágoras por doquier hasta donde la vista alcanza, tágoras que persisten inquebrantables y fieles a sus moradores, los pastores de Teno, un verde oasis guanche anclado en un presente dónde solo las ropas y la electricidad marcan la diferencia entre aquellos lejanos siglos antes de la conquista y los presentes.

Los Gigantes - Parque Rural de Teno - Tenerife - Los Garañones

Los Gigantes – Parque Rural de Teno – Tenerife
Los Garañones

Dejamos atrás la pequeña aldea de Teno Alto y nos adentramos en dirección Suroeste; casi a ras de acantilado nos lanzamos a la búsqueda del barranco de Los Garañones; varias cabeceras se abren a nuestro paso, los 4 grandes protagonistas de esta vertiente Suroeste de Los Gigantes se lanzan al vacío rasgando en vertical uno de los acantilados más altos de Europa: Los Poleos, el temido Roque Largo, las dos entradas a La Calabacera, y finalmente, Los Garañones, nuestro protagonista de hoy, y el más alejado de la aldea de Teno Alto. Más allá de Los Garañones prosiguen incontables barrancos, enormes y profundos surcos donde las verticales pierden dominio y protagonismo, pudiendo descender por ellos caminando y risqueando sin necesidad de cordadas: Juan López, Masca, El Natero, Seco, y pasado Seco, la bestia que reina toda la muralla acantilada Suroeste de Los Gigantes, La Eco, una grieta inolvidable donde la incertidumbre y el temor te acompañan a lo largo de su encajado corte hasta hacer pie en su minúscula playa de callaos.

Teno Alto - Los Gigantes - Tenerife

Teno Alto – Los Gigantes – Tenerife

Teno Alto - Los Gigantes - Tenerife

Teno Alto – Los Gigantes – Tenerife

A lo largo de las altas tierras de Teno, por el altiplano de Los Gigantes, las panorámicas son indescriptibles, un lejano Faro de Teno se dibuja en un entorno pétreo masivo descifrando la verdadera magnitud de Los Gigantes.

Teno Alto - Los Gigantes - Tenerife

Teno Alto – Los Gigantes – Tenerife

Teno Alto - Los Gigantes - Tenerife

Teno Alto – Los Gigantes – Tenerife

Los Gigantes - Teno - Tenerife

Los Gigantes – Teno – Tenerife

Un horizonte de enormes crestas en horizontal coronan y lideran en altitud el enorme grosor de Los Gigantes: Abache, Calzada de Los Antiguos, Guergues, andenes que al igual que muros delimitan y separan estos innumerables barrancos, andenes que durante kilómetros sobreviven en horizontal hasta verse precipitados violentamente al vacío acantilado más absoluto de esta muralla inexpugnable: Los Gigantes.

Los Gigantes - Teno - Tenerife

Los Gigantes – Teno – Tenerife

Los Gigantes - Teno - Tenerife

Los Gigantes – Teno – Tenerife

Los Gigantes - Teno - Tenerife

Los Gigantes – Teno – Tenerife

Los Gigantes - Parque Rural de Teno - Tenerife - Los Garañones

Los Gigantes – Parque Rural de Teno – Tenerife
Los Garañones

Dejamos atrás las altas y horizontales planicies para adentrarnos en nuestro objetivo de hoy, un corte cuyo nombre rasga en vertical las cercanas paredes acantiladas de Los Gigantes, una vertiginosa muralla que se precipita en un Atlántico azul bajo la eterna mirada de sus islas vecinas: La Gomera, La Palma y El Hierro; nuestro extremo descenso será por el barranco de Los Garañones, un espectacular surco, inhóspito y encajado por millones de años de interminable erosión, un corte donde el silencio que lo habita sólo es roto por el constante roce de unas cuerdas ennegrecidas por un incandescente metal en busca de un lejano azul, la altimetría es quien impera, un océano Atlántico impasible y eterno nos observa desde abajo, esperando nuestra llegada ajeno al correr acelerado del tiempo.

Ya vislumbramos el cauce de Los Garañones, pero continuamos bordeando el acantilado en búsqueda de un “camino ” más amable que nos descienda hasta él.

Los Gigantes - Teno - Tenerife

Los Gigantes – Teno – Tenerife

Los Gigantes - Teno - Tenerife

Los Gigantes – Teno – Tenerife

Los Gigantes - Teno - Tenerife

Los Gigantes – Teno – Tenerife

Los Gigantes - Teno - Tenerife

Los Gigantes – Teno – Tenerife

Los Gigantes - Parque Rural de Teno - Tenerife - Los Garañones

Los Gigantes – Parque Rural de Teno – Tenerife
Los Garañones

Los Gigantes - Teno - Tenerife

Los Gigantes – Teno – Tenerife

Los Garañones - Teno - Tenerife

Los Garañones – Teno – Tenerife

Los Garañones - Teno - Tenerife

Los Garañones – Teno – Tenerife

Los Garañones - Teno - Tenerife

Los Garañones – Teno – Tenerife

Los Garañones - Teno - Tenerife

Los Garañones – Teno – Tenerife

Los Garañones - Teno - Tenerife

Los Garañones – Teno – Tenerife

Los Garañones - Teno - Tenerife

Los Garañones – Teno – Tenerife

Los Garañones - Teno - Tenerife

Los Garañones – Teno – Tenerife

Una vez alcanzado el cauce de Los Garañones proseguimos nuestro camino en búsqueda de una playa inexistente, Los Garañones en sus últimos 25 metros se precipita directamente al mar.

Los Garañones - Teno - Tenerife

Los Garañones – Teno – Tenerife

Los Garañones - Teno - Tenerife

Los Garañones – Teno – Tenerife

Los Garañones - Teno - Tenerife

Los Garañones – Teno – Tenerife

Los Gigantes - Parque Rural de Teno - Tenerife - Los Garañones

Los Gigantes – Parque Rural de Teno – Tenerife
Los Garañones

Los Garañones - Los Gigantes - Tenerife

Los Garañones – Los Gigantes – Tenerife

Alcanzamos la cabecera de Los Garañones, ya no podemos proseguir sin equiparnos, innumerables paredes verticales se adueñan de la ruta, paredes que en algunos casos superan los 100 metros en vertical…

Los Garañones - Los Gigantes - Tenerife

Los Garañones – Los Gigantes – Tenerife

Los Gigantes - Parque Rural de Teno - Tenerife - Los Garañones

Los Gigantes – Parque Rural de Teno – Tenerife
Los Garañones

Los Garañones - Los Gigantes - Tenerife

Los Garañones – Los Gigantes – Tenerife

Los Gigantes - Parque Rural de Teno - Tenerife - Los Garañones

Los Gigantes – Parque Rural de Teno – Tenerife
Los Garañones

Los Garañones - Los Gigantes - Tenerife

Los Garañones – Los Gigantes – Tenerife

Los Garañones - Los Gigantes - Tenerife

Los Garañones – Los Gigantes – Tenerife

Los Garañones - Los Gigantes - Tenerife

Los Garañones – Los Gigantes – Tenerife

Los Garañones - Los Gigantes - Tenerife

Los Garañones – Los Gigantes – Tenerife

Los Garañones - Los Gigantes - Tenerife

Los Garañones – Los Gigantes – Tenerife

Los Gigantes - Teno - Tenerife

Los Gigantes – Teno – Tenerife

Los Gigantes - Teno - Tenerife

Los Gigantes – Teno – Tenerife

Los Gigantes - Teno - Tenerife

Los Gigantes – Teno – Tenerife

Los Gigantes - Teno - Tenerife

Los Gigantes – Teno – Tenerife

Los Gigantes - Teno - Tenerife

Los Gigantes – Teno – Tenerife

Los Gigantes - Teno - Tenerife

Los Gigantes – Teno – Tenerife

Los Garañones - Los Gigantes - Tenerife

Los Garañones – Los Gigantes – Tenerife

Los Gigantes - Teno - Tenerife

Los Gigantes – Teno – Tenerife

Los Garañones - Los Gigantes - Tenerife

Los Garañones – Los Gigantes – Tenerife

Los Garañones - Los Gigantes - Tenerife

Los Garañones – Los Gigantes – Tenerife

Los Gigantes - Teno - Tenerife

Los Gigantes – Teno – Tenerife

Los Gigantes - Teno - Tenerife

Los Gigantes – Teno – Tenerife

Los Gigantes - Teno - Tenerife

Los Gigantes – Teno – Tenerife

Los Gigantes - Teno - Tenerife

Los Gigantes – Teno – Tenerife

Los Gigantes - Teno - Tenerife

Los Gigantes – Teno – Tenerife

Los Garañones - Los Gigantes - Tenerife

Los Garañones – Los Gigantes – Tenerife

Los Garañones - Los Gigantes - Tenerife

Los Garañones – Los Gigantes – Tenerife

Los Gigantes - Teno - Tenerife

Los Gigantes – Teno – Tenerife

Los Gigantes - Teno - Tenerife

Los Gigantes – Teno – Tenerife

Los Gigantes - Teno - Tenerife

Los Gigantes – Teno – Tenerife

Los Gigantes - Teno - Tenerife

Los Gigantes – Teno – Tenerife

Los Gigantes - Teno - Tenerife

Los Gigantes – Teno – Tenerife

Los Gigantes - Teno - Tenerife

Los Gigantes – Teno – Tenerife

Tras más de 150 metros de caída fraccionada repartida en tres largos afrontamos un último salto de 25 metros de pared, último escollo que nos llevará directamente al mar, así que, nos ponemos cómodos y empezamos a proteger todo el equipo con bolsas herméticas mientras esperamos a nuestra zódiac que nos regrese a buen puerto: Puerto de Santiago (Puerto Deportivo de Los Gigantes); este último rápel lo afrontamos con lo mínimo e imprescindible para evitar salar el material, un sencillo arnés, un mosquetón y un nudo dinámico hasta sumergirnos de lleno en el mar y acceder a la embarcación.

Los Gigantes - Teno - Tenerife

Los Gigantes – Teno – Tenerife

Los Gigantes - Teno - Tenerife

Los Gigantes – Teno – Tenerife

Los Gigantes - Teno - Tenerife

Los Gigantes – Teno – Tenerife

Los Garañones - Los Gigantes - Tenerife

Los Garañones – Los Gigantes – Tenerife

Los Garañones - Los Gigantes - Tenerife

Los Garañones – Los Gigantes – Tenerife

Los Garañones - Los Gigantes - Tenerife

Los Garañones – Los Gigantes – Tenerife

Una vez embarcados tenemos una de las rutas más impresionantes de la isla de Tenerife bordeando todo el colosal acantilado de Los Gigantes en dirección Sur hasta entrar en el puerto deportivo de Los Gigantes (Puerto de Santiago).

Los Garañones - Los Gigantes - Tenerife

Los Garañones – Los Gigantes – Tenerife

Los Garañones - Los Gigantes - Tenerife

Los Garañones – Los Gigantes – Tenerife

Los Gigantes - Teno - Tenerife

Los Gigantes – Teno – Tenerife

Los Gigantes - Teno - Tenerife

Los Gigantes – Teno – Tenerife

Los Gigantes - Teno - Tenerife

Los Gigantes – Teno – Tenerife

Los Gigantes - Teno - Tenerife

Los Gigantes – Teno – Tenerife

Los Gigantes - Teno - Tenerife

Los Gigantes – Teno – Tenerife

Los Gigantes - Teno - Tenerife

Los Gigantes – Teno – Tenerife

Los Gigantes - Teno - Tenerife

Los Gigantes – Teno – Tenerife

Los Gigantes - Teno - Tenerife

Los Gigantes – Teno – Tenerife

Los Gigantes - Teno - Tenerife

Los Gigantes – Teno – Tenerife

Puerto de Santiago – Puerto Deportivo de Los Gigantes

Los Gigantes - Teno - Tenerife

Los Gigantes – Teno – Tenerife

Los Gigantes - Teno - Tenerife

Los Gigantes – Teno – Tenerife

Los Gigantes - Teno - Tenerife

Los Gigantes – Teno – Tenerife

Cuantas veces no hemos estado ante un sueño que nos presenta ante elementos que simplemente serían imposibles en la vida real, y esa es precisamente la magia de los sueños, situaciones que nos lleven por lugares fascinantes, lugares que son un producto de nuestra imaginación y que muchas veces simplemente se quedan ahí, como una reminiscencia atrapada en nuestra cabeza; sueños que se hicieron reales en el acantilado de Los Gigantes, un colosal macizo acantilado que nos muestra escenarios que sólo existen aquí, los cuales nos presentan situaciones que se caracterizan por jugar con los ángulos, creando composiciones de paso donde la gravedad es la protagonista más absoluta.

Pero aquella vez, temblando rodeado de piedra, me había dicho a mí mismo: “Eh, mira bien. ¿No está el mundo todavía bajo tus pies? (…) No te asustes, me dije, el mundo está todavía debajo tuyo”.

Carlos Antolín

 

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*