Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Por  |  0 Comentarios

El Decreto 309/1999, de 19 de noviembre, por el que se aprueba el Plan Rector de Uso y Gestión del Parque Rural de Teno (PRUG) se articula en 8 títulos, dentro del título 4, referente a la zonificación, el Decreto divide el Parque Rural de Teno en tres zonas: zonas de uso restringidas, zonas de uso moderadas, zonas de uso tradicionales y zonas de uso generales. Los acantilados occidentales, que incluyen los acantilados marinos, playas y desembocadura de barrancos localizados entre la Punta del Diente del Ajo y la Playa de Masca, lugar donde nidifican un número importante de aves marinas y rapaces, algunas de ellas catalogadas en peligro de extinción, y donde vive una parte importante de la población del lagarto gigante, se restringe su uso y disfrute durante todo el año por motivos de conservación, por lo cual queda prohibido el descenso de barrancos, dicha zona afecta a los siguientes barrancos: Los Poleos, Roque Largo, La Calabacera y Los Garañones.

Enlace al Decreto 309/1999, de 19 de Noviembre (PRUG): click

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo con un salto superior a los 250 metros reina sobre el resto de barrancos vecinos (Los Poleos, La Calabacera y Los Garañones), las vertiginosidad de su descenso nos lleva prácticamente hasta ras de Atlántico a base de rapelar cientos de metros, interminables rápeles que unidos a sus numerosos destrepes hacen de este barranco uno de los más exigentes y complejos de Los Gigantes; Roque Largo muestra la cara más vertical y salvaje del macizo de Los Gigantes, un barranco que corta la respiración ante la magnitud en la cual nos sumerge, piedra y roca cuya edad geológica ronda los 7 millones de años, un viaje al pasado en un paraje solitario, inhóspito y radical, Roque Largo te lleva a sentir sensaciones límites, adrenalina en estado puro, mirar hacia abajo te lleva a una realidad donde el vacío reina sobre todo lo demás.

Teno Alto - Tenerife

Teno Alto – Tenerife

Teno Alto - Tenerife - la gomera

Teno Alto – Tenerife
isla de La Gomera en el horizonte

Teno Alto - Tenerife

Teno Alto – Tenerife

Teno Alto - Tenerife

Teno Alto – Tenerife

Teno Alto - Tenerife

Teno Alto – Tenerife

Teno Alto - Tenerife

Teno Alto – Tenerife

Teno Alto - Tenerife - la gomera

Teno Alto – Tenerife
isla de La Gomera en el horizonte

La meseta de Teno Alto con sus 780 metros de altitud es una zona sin bosque, Teno Alto y sus caseríos esparcidos por este extenso paisaje arcaico, muy frecuentemente azotado por un viento gélido cubierto de nubes, hacen de esta meseta un páramo agreste y poco acogedor, solo cuando esta bien entrado el verano, ofrece una cara más amable y acogedora, dando un respiro climatológico a unas tierras donde el frío llega a ser cortante e insoportable.

Teno Alto - Tenerife

Teno Alto – Tenerife

Teno Alto - Tenerife

Teno Alto – Tenerife

Teno Alto - Tenerife

Teno Alto – Tenerife

En busca del cauce de Roque Largo…

Roque Largo - Teno Alto - Tenerife

Roque Largo – Teno Alto – Tenerife

Roque Largo - Teno Alto - Tenerife

Roque Largo – Teno Alto – Tenerife

Roque Largo - Teno Alto - Tenerife - la gomera

Roque Largo – Teno Alto – Tenerife
isla de La Gomera

Roque Largo - Teno Alto - Tenerife

Roque Largo – Teno Alto – Tenerife

Roque Largo - Teno Alto - Tenerife

Roque Largo – Teno Alto – Tenerife

Tras unos sencillos destrepes a lo largo del inicio del barranco de Roque Largo, toca equiparse, acabamos de encontrar el primer salto que nos sumerge de lleno en el barranco de Roque Largo, un primer muro de 28 metros que nos introduce de lleno en el interior de Los Gigantes.

Roque Largo - Teno Alto - Tenerife

Roque Largo – Teno Alto – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

la gomera

isla de La Gomera

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Tras una serie de saltos no superiores a los 30 metros alcanzamos la cabecera del gran salto, una vertical que supera los 250 metros de caída, a partir de aquí la caída hasta la pequeña ensenada de Roque Largo es vertiginosa, la sensación de vacío es brutal.

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Entonces oyó la montaña. No era el viento. Con un sol incandescente y la humedad en el aire bochornoso, la hilera de metros infinitos que dibujaba la silueta de la montaña estaba borrosa, inmóvil. (…) Era como el viento lejano, pero con la profundidad de algo que retumbara en el interior de la tierra. Sospechando que podía tratarse de un zumbido en sus oídos, sacudió la cabeza. En ese instante, el sonido se interrumpió y, de repente, tuvo miedo. Sintió un escalofrío, como un anuncio de que la muerte se aproximaba. Quería preguntarse, con calma y determinación, si había sido el sonido del viento, el rumor del mar o un zumbido dentro de sus oídos. Pero había sido otra cosa, de eso estaba seguro. Había sido la montaña.

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Tras la colosal muralla los saltos siguientes no dan respiro alguno, el barranco se precipita sin tregua alguna hacia lo azul del Atlántico.

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Llegamos al último rápel, una última vertical que nos hará sentir la emoción de un final trepidante en una de las muchas calas del acantilado de Los Gigantes; un océano tranquilo, azul y apacible nos recibe con su cara más amable, un Atlántico brillante bajo la reverberación de un sol radiante y caliente que nos ofreció un baño inolvidable bajo los recuerdos de un Roque Largo más vivo que nunca en nuestros recuerdos.

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Una vez embarcados nos dirigimos a puerto a través de un paisaje que vive impasible al tiempo, Los Gigantes. Roque Largo, La Calabacera, Los Garañones, Los Carrizales, Juan Lopez, Masca, El Natero, Seco y Puerto de Santiago.

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Los Gigantes - Tenerife

Los Gigantes – Tenerife

La felicidad consiste en no querer moverse de donde uno está…

Roque Largo - La Calabacera - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – La Calabacera – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Los Gigantes - Tenerife

Los Gigantes – Tenerife

Los Gigantes - Tenerife

Los Gigantes – Tenerife

Los Gigantes - Tenerife

Los Gigantes – Tenerife

Los Gigantes - Tenerife

Los Gigantes – Tenerife

Los Gigantes - Tenerife

Los Gigantes – Tenerife

Los Gigantes - Tenerife

Los Gigantes – Tenerife

Los Gigantes - Tenerife

Los Gigantes – Tenerife

Los Gigantes - Tenerife

Los Gigantes – Tenerife

Juan Lopez - Los Gigantes - Tenerife

Juan Lopez – Los Gigantes – Tenerife

Masca - Los Gigantes - Tenerife

Masca – Los Gigantes – Tenerife

Masca - Los Gigantes - Tenerife

Masca – Los Gigantes – Tenerife

Los Gigantes - Tenerife

Los Gigantes – Tenerife

Los Gigantes - Tenerife

Los Gigantes – Tenerife

Puerto de Santiago - Los Gigantes - Tenerife

Puerto de Santiago – Los Gigantes – Tenerife

Puerto de Santiago - Los Gigantes - Tenerife

Puerto de Santiago – Los Gigantes – Tenerife

Eso fue alguna vez porque recuerdo que fue cierto…

A Julio, Rafa, Melly y a un ausente Jose con el cual reescribiremos pronto la historia de Roque Largo para deshacer simplemente un mal día…

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*