Tamia – Tao – Lanzarote

Por  |  0 Comentarios

Museo del Campesino

Antes de iniciar la ruta de hoy, nos encontramos en el camino una de las visitas imprescindibles de la isla de Lanzarote, en el centro geográfico de Lanzarote, en un significativo cruce de caminos desde donde podemos acceder a cualquier punto de la isla, destaca una de las obras de César Manrique más cargada de referencias simbólicas: el conjunto arquitectónico de la Casa-Museo del Campesino y Monumento a la Fecundidad.

Museo del Campesino - San Bartolomé - Lanzarote - monumento a la fecundidad

Museo del Campesino – San Bartolomé – Lanzarote
Monumento a La Fecundidad

Museo del Campesino - San Bartolomé - Lanzarote

Museo del Campesino – San Bartolomé – Lanzarote

Museo del Campesino - San Bartolomé - Lanzarote

Museo del Campesino – San Bartolomé – Lanzarote

Museo del Campesino - San Bartolomé - Lanzarote

Museo del Campesino – San Bartolomé – Lanzarote

Museo del Campesino - San Bartolomé - Lanzarote

Museo del Campesino – San Bartolomé – Lanzarote

Museo del Campesino - San Bartolomé - Lanzarote - Monumento a La Fecundidad

Museo del Campesino – San Bartolomé – Lanzarote
Monumento a La Fecundidad

Museo del Campesino - San Bartolomé - Lanzarote

Museo del Campesino – San Bartolomé – Lanzarote

Museo del Campesino - San Bartolomé - Lanzarote - Monumento a La Fecundidad

Museo del Campesino – San Bartolomé – Lanzarote
Monumento a La Fecundidad

Museo del Campesino - San Bartolomé - Lanzarote - Monumento a La Fecundidad

Museo del Campesino – San Bartolomé – Lanzarote
Monumento a La Fecundidad

Volcán de Tamia

Castillo de infancia, muros de lava, refugio, casa, recuerdos, felicidad, bien amada soledad, hogar!

Reflejo ante un espejo, retrospectiva emocional:

“… porque tienes esa manera de mirarme, con el pelo mojado, exhausta tras vencer al dragón y matar los cocodrilos del foso que protege mi fortaleza. Porque mientras accionas el complicado sistema para levantar el puente levadizo eres consciente del peligro que corres; de que morir aplastada, sin haber cumplido tu misión, sigue siendo posible.
Porque mientras avanzas por el patio de armas, amenazada por la guardia imperial, aún con el pelo enmarañado, sigues adelante, atenta a cualquier movimiento, con la esperanza de no tener que seguir sufriendo por el camino, pero asumiendo el riesgo, la posibilidad de fracasar una vez más.
Porque llegas a mi alcoba rendida, cansada de batallar contra mis fantasmas, consciente de que nunca podrás vencer mis miedos y, aún así, te pones las gafas de ver el alma y me acaricias, me mientes y me dices que todo va a ir bien.
Porque te desnudas para mí para que compruebe que no guardas ningún as en la manga, para que sepa que no quieres hacerme daño, que puedo confiar en ti. Y esperas pacientemente a que yo decida quitarme la armadura roñosa y golpeada que me protege, tranquilamente, saboreando cada resquicio de mí misma que asoma entre los hierros, ansiosa por encontrar la piel. La miel. El alma.
Celebras cada avance como una gran victoria, me jaleas y me animas a seguir y das la bienvenida ruidosamente a cada milímetro que muestro, sin olvidar que cualquier palabra, cualquier gesto, es suficiente para que me rearme y me vuelva impenetrable de nuevo. Y tengamos que volver a empezar.
Siguen sorprendiéndome tus alharacas, sobre todo porque sé que sabes que nunca has conseguido lo que querías: nunca has conseguido que fuera otra. Nunca has conseguido conquistar mi castillo, mi refugio, mi hogar.”

A mi amiga Rosa Betancort…

Tamia - Tao - Lanzarote

Tamia – Tao – Lanzarote

Tamia - Tao - Lanzarote

Tamia – Tao – Lanzarote

Tamia - Tao - Lanzarote

Tamia – Tao – Lanzarote

Tamia - Tao - Lanzarote

Tamia – Tao – Lanzarote

Tamia - Tao - Lanzarote

Tamia – Tao – Lanzarote

Tamia - Tao - Lanzarote

Tamia – Tao – Lanzarote

Tamia - Tao - Lanzarote - la geria

Tamia – Tao – Lanzarote
La Geria

Tamia - Tao - Lanzarote

Tamia – Tao – Lanzarote

Tamia - Tao - Lanzarote

Tamia – Tao – Lanzarote

Tamia - Tao - Lanzarote

Tamia – Tao – Lanzarote

Tamia - Tao - Lanzarote

Tamia – Tao – Lanzarote

Tamia - Tao - Lanzarote

Tamia – Tao – Lanzarote

Tamia - Tao - Lanzarote

Tamia – Tao – Lanzarote

Tamia - Tao - Lanzarote

Tamia – Tao – Lanzarote

Tamia - Tao - Lanzarote

Tamia – Tao – Lanzarote

Tamia - Tao - Lanzarote

Tamia – Tao – Lanzarote

Tamia - Tao - Lanzarote

Tamia – Tao – Lanzarote

Tamia - Tao - Lanzarote

Tamia – Tao – Lanzarote

Tamia - Tao - Lanzarote

Tamia – Tao – Lanzarote

Tamia - Tao - Lanzarote

Tamia – Tao – Lanzarote

Tamia - Tao - Lanzarote

Tamia – Tao – Lanzarote

Tamia - Tao - Lanzarote

Tamia – Tao – Lanzarote

Tamia - Tao - Lanzarote

Tamia – Tao – Lanzarote

Tamia - Tao - Lanzarote

Tamia – Tao – Lanzarote

Tamia - Tao - Lanzarote

Tamia – Tao – Lanzarote

Tamia - Tao - Lanzarote

Tamia – Tao – Lanzarote

Tamia - Tao - Lanzarote

Tamia – Tao – Lanzarote

Tamia - Tao - Lanzarote

Tamia – Tao – Lanzarote

Tamia - Tao - Lanzarote

Tamia – Tao – Lanzarote

Tamia - Tao - Lanzarote

Tamia – Tao – Lanzarote

Tamia - Tao - Lanzarote

Tamia – Tao – Lanzarote

Tamia - Tao - Lanzarote

Tamia – Tao – Lanzarote

Tamia - Tao - Lanzarote

Tamia – Tao – Lanzarote

Y construyó, castillos en aire a pleno sol, con nubes de algodón, en un lugar, adonde nunca nadie pudo llegar usando la razón…

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*