Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Por  |  0 Comentarios

La vida es la metáfora del duro camino a la cima de una montaña; en el largo trayecto de esa única vida caminarás por lugares o con personas que te asombrarán, te guiarán, y tendrán un precio por el que tendrás que pagar: económico, físico o emocional. Pero al llegar allí, donde un día tus sueños ya anduvieron, con quien realmente te encontrarás, será contigo mismo, nadie más habrá allí arriba; así que observa tu instante y disfruta de ese gran descubrimiento que solo las cimas te saben dar: sentirte vivo durante un instante ante un camino en el cual la muerte siempre te observa de reojo, esperando a que cometas el más mínimo error. Allí arriba podrás mirarte a ti mismo, sin espejos ni filtros, y descubrirás una única lectura: que tarde o temprano, todos aquellos que ahora te rodean, morirán!, y tu, antes o después a ellos, les seguirás…

Entonces oyó la montaña. No era el viento. Con un sol incandescente y la humedad en el aire bochornoso, la hilera de metros infinitos que dibujaba la silueta de la montaña estaba borrosa, inmóvil. (…) Era como el viento lejano, pero con la profundidad de algo que retumbara en el interior de la tierra. Sospechando que podía tratarse de un zumbido en sus oídos, sacudió la cabeza. En ese instante, el sonido se interrumpió y, de repente, tuvo miedo. Sintió un escalofrío, como un anuncio de que la muerte se aproximaba. Quería preguntarse, con calma y determinación, si había sido el sonido del viento, el rumor del mar o un zumbido dentro de sus oídos. Pero había sido otra cosa, de eso estaba seguro. Había sido la montaña.

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Parece que en Los Gigantes todo suena dos veces; escuchamos la voz del viento, primero desde la garganta de ese abismo azul que se abre desde las alturas de Teno Alto, inmediatamente después, doblada y estirada por la reverberación del eco que las impertérritas paredes del acantilado nos devuelve alargada y deformada, alaridos silenciosos de una muralla ante la cual un sumiso Atlántico permanece impasible al pasar de los siglos.

Caserío de Teno Alto – 750 metros de altitud

Teno Alto - Los Gigantes - Tenerife

Teno Alto – Los Gigantes – Tenerife

En el corazón del Parque Rural de Teno, en la zona noroccidental de Tenerife y a través de una sinuosa carretera se llega al caserío de Teno Alto, un reducto de las costumbres rurales de la isla donde mora el silencio y la esencia de un pueblo que se adaptó al aislamiento hasta no hace muchas décadas.  Desde la parte más elevada del macizo de Los Gigantes se abren infinidad de profundas grietas, toboganes de basalto que se precipitan suicidas a lo largo de centenares metros de caída, lavas afiladas que se sumergieron incandescentes ante un Océano cuyo fondo marino a ras de acantilado no llega a superar los 30 metros de profundidad. En el tiempo de los guanches, el acantilado de Los Gigantes era conocido como la “Muralla del Infierno” o la “Muralla del Diablo”, y bien podrían imaginárselo así, ya que, su geografía de lavas oscuras es un laberinto gravitatorio prácticamente infranqueable hacia el centro de la isla. Del caserío de Teno Alto al barranco de Los Garañones una gran mesa sostiene largas praderas, campos donde los rebaños de cabras continúan pastoreando entre derruidos bancales y escasas tágoras, parapetos de piedra que aún sirven de cobijo a los escasos pastores que aún se aferran a aquel Tenerife donde los guinchos se contaban por decenas, piedras cobijo apiladas ante unos vientos que en estas latitudes azotan gélidos, derrumbando la idea equivocada de que en estas islas afortunadas el frío es inexistente; estructuras ambas – bancales y tágoras – reflejo de un pasado donde agricultura y ganadería retrocedieron hasta lo que es ahora en la actualidad, un espejismo resilente que mantiene la llama viva de un Teno Alto que resiste a perecer en el más absoluto de los olvidos; más allá del corte y barranco de Los Garañones numerosas dorsales de varios kilómetros se alzan poderosos en perpendicular a esta Muralla del Infierno – Abache, Los Antiguos, Guergues – por la cual se abren los barrancos más extremos de Europa: Los Poleos, Roque Largo, La Calabacera, Los Garañones, Carrizales, Juan Lopez, Taburco, Masca, El Natero, Salto del Eco y Seco. Los cuatro primeros nacen casi a ras de acantilado, precipitándose por encima de los 600 metros sin prácticamente previo aviso, marcando el fin de la mesa de Teno Alto. De Los Garañones a Puerto Santiago los barrancos nacen de mucho más adentro, unas crestas horizontales se alzan como cuchillos afilados impidiendo el paso desde la mesa de Teno Alto, dando cobijo a estos kilométricos barrancos que descienden más suavemente serpenteando entre inmensos muros donde las penumbras imperan ante un sol que solo puede penetrar en su cenit más vertical.

Los Gigantes - Teno - Tenerife

Los Gigantes – Teno – Tenerife

Los Gigantes - Teno - Tenerife

Los Gigantes – Teno – Tenerife

Por encima de los 750 metros de altitud en dirección Sur buscamos la entrada a Roque Largo, una enorme estructura pétrea en forma de castillo nos marca el inicio del barranco más extremo de esta vertiente de Los Gigantes…

Teno Alto - Los Gigantes - Tenerife

Teno Alto – Los Gigantes – Tenerife

Teno Alto - Los Gigantes - Tenerife

Teno Alto – Los Gigantes – Tenerife

Teno Alto - Los Gigantes - Tenerife

Teno Alto – Los Gigantes – Tenerife

Encontramos el primer salto que nos obliga a equiparnos, a partir de aquí el descenso se acelera ante unos saltos verticales cada vez más pronunciados y vertiginosos, llegando a un punto donde la tierra desaparece, hundiéndose literalmente ante una caída superior a los 250 metros de altura, un vacío silencioso donde los azules se acentúan, sumergiéndote en un campo gravitatorio donde la tierra se precipita ante el acantilado más alto de Europa.

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Teno - Los Gigantes

Roque Largo – Teno – Los Gigantes

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Al igual que una punta de mira telescópica el barranco nos dirige la mirada a una isla vecina, La Gomera.

Roque Largo - Teno - Los Gigantes

Roque Largo – Teno – Los Gigantes

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Los Gigantes - Teno Alto - Tenerife - Roque Largo

Los Gigantes – Teno Alto – Tenerife – Roque Largo

La tierra de repente desaparece, la horizontalidad vence ante una caída donde la gravedad se hace dueña absoluta, solo el freno de nuestras cuerdas y metales nos dan la oportunidad de continuar, 250 metros bajo nuestros pies; silencio, gravedad y metales incandescentes ante una pared que nos llevará al límite de lo físico y psicológico, a lo largo de una hora larga tras cinco largos superiores a los 50 metros cada uno, el vacío será el protagonista principal antes de hacer suelo en una pequeña base, y continuar hasta pie de mar donde un barquero nos recogerá.

Los Gigantes - Teno - Roque Largo

Los Gigantes – Teno – Roque Largo

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Tras independizar las cuerdas iniciamos el largo descenso en doble hasta vencer el reto al cual nos sumerge de lleno Roque Largo.

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Los Gigantes - Teno - Roque Largo

Los Gigantes – Teno – Roque Largo

Los Gigantes - Teno - Roque Largo

Los Gigantes – Teno – Roque Largo

Los Gigantes - Teno - Roque Largo

Los Gigantes – Teno – Roque Largo

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Tras el muro de 250 aún nos quedan 200 metros a vencer hasta alcanzar la pequeña ensenada de roca de Roque Largo; tenemos margen de tiempo antes de que nuestro barquero nos saque de aquí y nos lleve a Punta Teno.

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Continuamos el descenso dejando a nuestras espaldas esa inmensa caída ante la cual se precipita Roque Largo…

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Teno - Los Gigantes

Roque Largo – Teno – Los Gigantes

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Teno - Los Gigantes

Roque Largo – Teno – Los Gigantes

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Un baño del todo reparador ante un duro descenso superior a los 700 metros de desnivel bajo un calor, que en los últimos 200 metros nos apretó de lo lindo; la inversión térmica es una de las características de estas islas, del frío más sorprendente al inicio, en las tierras altas de Teno Alto, al calor más veraniego unas horas después, cientos de metros más abajo; un suelo de lava que descalzos en la pequeña ensenada de Roque Largo se hacía del todo insoportable llegando literalmente a quemar. En nada nuestro barquero nos recogerá poniendo punto final a tan enorme aventura en uno de los barrancos más potentes de toda Europa.

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Acantilado de Los Gigantes

Teno - Los Gigantes - Tenerife - PuntaTeno

Teno – Los Gigantes – Tenerife – PuntaTeno

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Roque Largo - Los Gigantes - Tenerife

Roque Largo – Los Gigantes – Tenerife

Punta Teno – Faro de Teno

Punta Teno - Faro de Teno - Tenerife

Punta Teno – Faro de Teno – Tenerife

Punta Teno - Faro de Teno - Tenerife

Punta Teno – Faro de Teno – Tenerife

Punta Teno - Faro de Teno - Tenerife

Punta Teno – Faro de Teno – Tenerife

Punta Teno - Faro de Teno - Tenerife

Punta Teno – Faro de Teno – Tenerife

Punta Teno - Faro de Teno - Tenerife

Punta Teno – Faro de Teno – Tenerife

Punta Teno - Faro de Teno - Tenerife

Punta Teno – Faro de Teno – Tenerife

Mirador de La Monja- TF445

Mirador de La Monja - Teno - Tenerife

Mirador de La Monja – Teno – Tenerife

Mirador de La Monja - Teno - Tenerife

Mirador de La Monja – Teno – Tenerife

Mirador de La Monja - Teno - Tenerife

Mirador de La Monja – Teno – Tenerife

Mirador de La Monja - Teno - Tenerife

Mirador de La Monja – Teno – Tenerife

Mirador de La Monja - Teno - Tenerife

Mirador de La Monja – Teno – Tenerife

Mirador de La Monja - Teno - Tenerife

Mirador de La Monja – Teno – Tenerife

Yo se que vivo entre dos paréntesis, no hay un final ni un principio, solo una infinita pasión por la vida…

Un día inolvidable bajo la compañía de un grande de la isla, el incombustible y gigante Alextremo, y nuestras chicas, que literalmente volaron ese día por estas eternas paredes de Los Gigantes.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*